Traducción médica

Sep - 26
2018

Traducción médica

MPS inaugura su blog, como no podría ser de otra manera, hablando de la traducción médica, en la que estamos altamente especializados.

Desde un punto de vista general, vamos a abordar los principales problemas que se pueden encontrar en este tipo de traducciones del inglés al español, como un ejemplo. Es necesario un alto nivel de especialización y contar con personas experimentadas en la materia.

La traducción médica es una subcategoría de la traducción científico-técnica, la cual engloba este campo y muchos otros ámbitos de las ciencias de la salud, la técnica o la tecnología, entre otros. A su vez, dentro de la traducción médica podemos encontrar muchos otros tipos de especialidades según la rama de la medicina a la que pertenezca el texto que queramos traducir. Los textos científicos tienen una serie de características que los identifican, como son la claridad y la objetividad. Se trata de textos muy especializados, por lo que obligan al traductor a estar altamente cualificado y a conocer en profundidad tanto la especialidad médica que va a traducir como el lenguaje específico utilizado en la lengua de llegada. Para esto, es muy importante saber quién es el receptor del texto, ya que no se empleará la misma terminología si el texto va dirigido a otro especialista o investigador, que si está destinado a un paciente.

Dificultades a la hora de traducir

Por lo tanto, esta especialización lleva implícita una serie de dificultades que es necesario tener en cuenta a la hora de traducir. La expansión del inglés como lengua franca de la ciencia ha influido también el estilo de las traducciones. La presencia del inglés está tan normalizada hoy en día que no nos damos cuenta del impacto que indirectamente provoca en los diferentes textos. Como ya hemos mencionado, estos han de ser claros y concisos. Entre algunos de los errores más usuales en la traducción del inglés al español de este tipo de textos encontramos:

  • Abundancia de anglicismos: de tipo sintáctico y léxico.
  • Abuso de adverbios acabados en -mente y de la voz pasiva.
  • Frases demasiado largas: evitar oraciones rebuscadas.
  • Uso incorrecto de gerundios: en español es recomendable evitar este tipo de formas no personales.
  • Conversión de las unidades de medida, expresiones simbólicas y siglas: en inglés, los números decimales se separan con un punto, mientras que en español con una coma. Del mismo modo, no en todos los países se utilizan las mismas unidades de medida y si no se traducen las siglas, estas pueden dar lugar a confusión.
  • “Falsos amigos”: aquellas palabras que se escriben igual o parecido en inglés, pero significan otra totalmente distinta en la lengua de llegada (p. ej. ‘infant’ por ‘infante’ cuando la traducción correcta sería ‘lactante’).

Para evitar errores en la traducción que puedan ocasionar consecuencias catastróficas, es necesario que el traductor tenga una formación y experiencia en el área de especialización.

Por eso, en MPS Globalisation Services contamos con los profesionales mejor cualificados y con una gran experiencia en el sector farmacéutico, biosanitario y técnico. La calidad y eficiencia son las claves de nuestro trabajo.

Algunas consideraciones sobre la traducción médica”, Malcolm Marsh. CVC, 2018

Diez errores usuales en la traducción de artículos científicos”, Nadia Amador Domínguez. Tremedica, Panace@. Vol. IX, n.º 26. Segundo semestre, 2007.